Bueno, pues aquí lo tienen, calentito de imprenta y recién llegado a casa, el manual de monstruos de la última edición de Dungeons & Dragons. Como ya todos ustedes saben, éste es, junto al Manual del Jugador y la Guía del Dungeon Master (que aparecerá en breve), uno de los tres básicos imprescindibles para jugar. También presumo que estarán al tanto de que, por ahora, no hay noticias de que todo este material se vaya a traducir al español, lo que es una auténtica pena. En fin, no quiero seguir teorizando sobre las razones de esta decisión, y como reza el dicho: doctores tiene la Iglesia. Vamos, que soy un ignorante y cada vez entiendo menos cosas. 
Pero vamos al meollo del asunto, a las fotos. Huelga mucha más explicación, porque todos ustedes seguro ya habrán visto su buen puñado de bestiarios de D&D, en cualquiera de sus docenas de versiones, clones y la Biblia en pasta. Resumiendo: un buen montón de monstruos con todas sus características númericas y reglas para emplear en nuestras campañas y aventuras. En esta primera entrega, conseguimos a los “sospechosos habituales”, los monstruitos más usuales y reconocibles.
He ojeado cada uno de ellos, sin ahondar en el texto. La mayoría de las ilustraciones son de gran nivel. Calidad sobrada para un libro en cartoné con 450 páginas de bichos y más bichos:

Comparamos el libro con el Manual del Jugador de la misma edición.

Tabla de contenidos.

Introducción.

Y los bichos propiamente dichos (pareado de andar por casa en zapatillas). He fotografiado algunos de los cientos presentes.

Share This