Bueno, como lo prometido es deuda, y con más razón en esta casa, aquí tienen una reseña fotográfica de la edición en español de Apocalypse World, de la mano de los chicos de ConBarba. No puedo decirles mucho del juego, aparte de las fotos que podrán ver enseguida. Como decía ayer en otro lugar, mi relación con los juegos de esta incipiente editora almeriense es particular, pues sé a ciencia cierta que no los jugaré, pero debo reconocer que están bien trabajados, traducidos y editados. Para mí es suficiente, además, de esta forma, comprando sus juegos, para el caso por puro afán coleccionista, me aseguro que puedan seguir trabajando y quién sabe si el día de mañana editan un juego cuya temática y demás sí sean de mi gusto. Pero es más, les compro juegos, como este de hoy o el más extravagante Polaris -juego que aborrezco por estar en las antípodas de mi concepto de jugar a rol-, porque el responsable de la cosa, Fran, me cae bien y lo tengo como un tipo cabal, que va a lo suyo sin meterse en historias publicando poco a poco cosas interesantes y con la suficiente calidad, humildad y respeto.
Bien, vamos a ello. Arriba tienen el pack completo recibido, con dados, libreta, fichas, chapa y libro en rústica.
Los dados molan, preferiría haber recibido más dados que otras cosas. Como las fichas, que pueden ver abajo, y que se ocupan de proporcionar al jugador toda la información necesaria condensada de varios apartados de reglas, y en especial las clases de personaje.

Vamos con el libro, aquí tienen el índice. Si se fijan, verán que está clasificado con un “R”, esto es así por el lenguaje prosaico y escenas y situaciones descritas en el interior del libro. A mí particularmente no me agrada este tipo de lenguaje tan directo y vulgar en ocasiones, pero entiendo que para el juego de marras este estilo desenfadado encaja bien.

Y varios ejemplos del interior, con las excelentes ilustraciones.

Si, ya sé que nuestras reseñas no son sesudas y académicas, y que no sirven para nada según algunos, pero estas reseñas fotográficas tienen su razón de ser, que ya explicamos hace años, cuando empezamos a hacerlas y nadie lo hacía. Para más información del sistema y demás zarandajas, acudan a la página de la editora o a foros especializados. Y aquellos que se quejan de este tipo de reseñas, pues que sean constructivos y hagan ellos sus propias reseñas, académicas y envaradas, de varias páginas, sesudas y almibaradas, con sus buenas horas de trabajo no remunerado. Porque es eso, a mí no me pagan para hacer las reseñas que algunos quieren leer, yo las hago así porque me gustan así. No hay más. Y además creo que una de las recetas más importantes para perdurar pasa por no extenderse en demasía, ser comedido, con toques visuales y gráficos (fotos, fotos a go-go) y no tratar de pontificar. Hoy las fuentes de información son tan abiertas y plurales que no hay necesidad de soltar tochos sin ton ni son, pues buscar información complementaria es muy fácil y sano. Nuestro tiempo es limitado, y tenemos vidas que vivir.
Siempre lo hemos dicho, lo mejor de este sitio son sus lectores. Lo demás poco importa. Gracias a todos.

Share This