I went back to the doctor
To get another shrink.
I sit and tell him about my weekend,
But he never betrays what he thinks.

Can you see the real me, doctor?

I went back to my mother
I said, “I’m crazy ma, help me.”
She said, “I know how it feels son,
‘Cause it runs in the family.”

Can you see the real me, mother?

The cracks between the paving stones
Look like rivers of flowing veins.
Strange people who know me
Peeping from behind every window pane.
The girl I used to love
Lives in this yellow house.
Yesterday she passed me by,
She doesn’t want to know me now.

Can you see the real me, can you?

I ended up with the preacher,
Full of lies and hate,
I seemed to scare him a little
So he showed me to the golden gate.

Can you see the real me preacher?
Can you see the real me doctor?
Can you see the real me mother?
Can you see the real me?

Haré caso a un buen amigo y voy a tomarme un descanso… pero no, no crean, no dejaré de trabajar, en esto y en las mil cosas que, junto a mis fieles compañeros de la Marca y mis amigos, ocupan mi tiempo. Ahora afrontaré todo con más paciencia y perspectiva. Ya termino de colocar todo en su lugar y vuelvo a casa.

La vida no es otra cosa que un eterno regreso a casa.

Tengo pendiente ver Galáctica. Se pueden creer que tengo todas las temporadas en DVD original, incluyendo la miniserie, y no he podido empezar a verla hasta ahora… y han pasado unos años. Sí, no la he visto… bueno, lo estoy haciendo ahora. Tantos años escuchando cosas estupendas han nublado mi percepción, alterado mis ausencias y repletado mi quijotera de prejuicios… y qué prejucios. Voy por la primera temporada… la miniserie genial. Pero hétenos aquí que llego a ese malhadado episodio en el que Starbuck es derribado sobre un planetoide y consigue salir por los pelos en un soldado caza Cylon de forma inopinadamente estúpida y en ese preciso momento me dije: ¿esto es Galáctica? Qué guión más supinamente rídiculo el del episodio. Casi tiro todos los discos por la ventana. En fin, seguiré adelante, seguro que mejora… eso espero, o tendré que volver a ver al doctor para descubrir… the real me.

Por cierto, la mejor canción de The Who.

Share This