La habitación de los muñecos, sí, aunque parezca raro, éste es el nombre que mi mujer le puso en su día, muy “cariñosamente”, a mi particular santuario, donde almaceno una parte importante de la colección de la Marca (otros miembros de nuestro club poseen un buen montón de libros más, parte de la Marca y parte de sus colecciones privadas). En fin, esta habitación ha ido sufriendo algunos cambios con el devenir del tiempo, y ha estado un tiempo inoperativa por la llegada de mi primer hijo. Ahora, cuando faltan apenas unos días para que nazca el segundo, ya tengo las reformas de la casa terminadas y al fin he podido recuperar mi habitación. Aquí es donde puedo leer, alejado del mundanal ruido y ultimar mis planes para levantar un ejército de muertos vivientes y conquistar el mundo. En fin, vamos a ver algunas fotos de… la habitación de los muñecos.

Perspectiva general. Hay un buen montón de muñecos (escala 1/6 de Dragon Models, Soldier Story, BBI y DID), dejé de contarlos hace tiempo, pero deben rondar los 200 y pico.

Parte de los clásicos. En muchas de estas cajas guardo puñados de módulos de aventuras. Uno ya debe ir aprovechando el espacio.

Más módulos, incluyendo todos los aparecidos para Dungeon Crawl Classic 3.5.

Aquí hay un poco de todo, también mi colección de Spellfire y Mythos.


Perspectiva del lateral.

Juegos de mesa.

He ido vendiendo algunos wargames para comprar otros juegos de mesa, como expansiones de Descent. Es una pena, pero era muy complicado encontrar gente para jugar a wargames complicados como los que tenía, así que decidí ser más pragmático y cambiarlos por otros juegos de tablero más accesibles.

Estas fotos son de unas estanterías colocadas junto a la entrada de la habitación.

En estos muebles hay muchos más juegos de rol, fundamentalmente de fantasía, cthulhu y algunas cosas más variadas.





En fin, espero que les haya gustado mi habitación de los muñecos… donde mi paz sólo es interrumpida por el osado Bob Esponja.