Como de costumbre, este lunes pasado disfrutamos de una nueva sesión de juego en la Marca. Los jugadores ya están concluyendo el módulo de The Wicked Cauldron, explorando los dos niveles más profundos del ziggurat (niveles 6 y 7). Según se aproximan al meollo del asunto, la aventura se torna más complicada, letal. Sin ir más lejos, en esta última sesión hubo dos bajas (obra y gracia de un peligroso fantasma y el golpe directo de un rayo de escarcha lanzado por un poderoso ogro chamán). En fin, esperemos que lleguen con suficientes efectivos para derrotar al jefe del cotarro.

Aquí tienen unas fotillos de la sesión. Para esta ocasión, cosa singular, se presentaron todos los integrantes del grupo. Generalmente falta alguno, incluso dos jugadores, que pierden los puntos de experiencia que se ganen en esa sesión de juego. Tras cada día de juego, antes de volver a casa, se reparten equitativamente todos los px conseguidos durante la sesión. Recuerden que nosotros jugamos usando el sistema de Castles & Crusades.

La mesa, atestada de dados y tabaco, en nuestra línea.

Tras la pantalla…


NOTA: Para este próximo mes de noviembre, a finales del mismo, tenemos previsto hacer una salida de fin de semana a una casa rural para jugar todo el grupo intensivamente una nueva campaña dungeonera dirigida por Salva, concretamente Rappan Athuk (Necromancer Games). Solemos hacer una de estas convivencias lúdicas roleras una vez al año, donde lo pasamos estupendamente jugando casi sin parar y aislados del mundo dentro de una cómoda casa bien acondicionada y pertrechada de abundante comida. Bueno, si no ocurre nada imprevisto y podemos realizar la salida, haremos un buen reportaje fotográfico de la misma y colgaremos las fotos aquí.