Ninguna sensación más indescriptiblemente hermosa para un coleccionista que la llegada de un nuevo paquete -en esta ocasión una señora caja pesada como ella sola- cargado de maravillas. Es estupendo abrir la puerta de casa y encontrarte a un sudoroso empleado de correos con gesto taciturno y un tanto contrito aguardando en el rellano con una enorme caja entre manos. Uno ya sabe que contiene la caja -o debería contener-, pero eso no resta ilusión y emoción al momento, más bien al contrario. Esta es una de esas cajas maravillosas, recién arrebatada de manos del cartero, y depositada con mimo sobre la mesa del salón dispuesta a recibir la hoja del cutter que descubrirá sus entrañas preñadas de libracos roleros.

Una vez abierta, contenemos la respiración y observamos los libros. ¿Habrá llegado todo y en buen estado? Ahora lo vamos a descubrir…

Pues parece que sí. ¡Está todo!, y en el estado de conservación contratado.

Las etiquetas así lo demuestran: un ejemplar de City of Splendors NM, near mint (casi nuevo).

En fin, aquí todo lo recibido.